Historia de una puerta: Cierres Puntí

A veces hay pequeños detalles que nos llaman la atención, cosas que podrían pasar por simple curiosidades pero que estirando del hilo se convierten en apasionantes historias, como esta “rara avis”, una puerta que se ha conservado en la calle Sant Ramon, en el Raval, un barrio de talleres, menestrales, obreros y fábricas en la Barcelona del siglo XIX. Una puerta que el tiempo, ni los ladrones de metal, la han desnudado de sus etiquetas metálicas.

Fotos: La puerta de un local en la calle Sant Ramon de Barcelona y detalle de la placa con el nombre de la empresa que la realizó.
?????????????????????? ??????????????????????

Cierres Puntí, el fabricante de esta puerta, era una empresa que funcionaba como mínimo, desde 1850.
Por cierres no hemos e entender que se dedicaban sólo a las cerraduras; hierros artísticos, forja, rejas o puertas correderas de madera también formaban parte de sus productos, así en sus publicidades ofrece todo tipo de productos en madera y hierro. Una variedad de materiales y técnicas que permitieron a un joven Antoni Gaudí, que trabajó en el taller Puntí, aprender las técnicas tradicionales.  La relación de Gaudí y Puntí fue muy fructífera, colaborando en diversos diseños, Gaudí en su concepción y Puntí en la realización, como por ejemplo la mesa de trabajo del arquitecto (destruida en el incendio de su taller en la Sagrada Familia al inicio de la Guerra Civil).

Estaban instalados en la calle de la Cendra número 6 y 8. Al principio se dedicaban a la construcción de todos los elementos en madera para tiendas y despachos: mostradores, vitrinas, escaparates, cierres exteriores, pero también muebles, artesonados, puertas etc. En la década de 1890 la empresa, al morir en 1889 Eudald Puntí, se transforma en la sociedad en comandita Casas, Planas y Cia que se anuncian como empresa de carpintería y ebanistería. Con el cambio de siglo la empresa vuelve a modificar el nombre, transformándose en la sociedad Queraltó y Planas, especializados en parquets y objetos religiosos.
Los cambios en el nombre no evitan que en la publicidad (hasta bien entrado el siglo XX) se refieran siempre en ella, como una coletilla, Antigua Casa Puntí, Sucesores de Puntí  o Sistema de cierres Puntí, que era un sistema patentado de cierre de puertas de madera articuladas. Seguramente, como el que todavía se puede observar en las puertas de la calle Sant Ramon, en el Raval.

Fotos: Diferentes publicidades: Talleres Casas y Planas en Anuario Riera de 1896; Queraltó y Planas, Anuario de Arquitectos de Cataluña, 1900.
3 4
Fotos: Publicidad de Queraltó y Planas, Arquitectura y Construcción, 1904 y en  Anuario de los Arquitectos de Cataluña, 1907.
5 6

En 1908, el antiguo taller de carpintería de Ramón Queraltó cierra, centrándose el negocio en el taller del carrer de la Cendra, que ha sido reformado “a la moderna” y aumentado al local contiguo, según consta en una nota de propaganda de La Vanguardia. Se califican de fábrica de parquets, pero sin dejar de realizar los famosos cierres Puntí, así como  “carpintería artística, vulgar y trabajos de cerrajería.”
Algunos de los trabajos de Puntí, que forjaron la fama de la empresa fueron:

-1878, vitrina diseñada por Gaudí para la guantería Comellas.

Foto: Grabado con la vitrina de la Guantería Comella.
7

-1881, sitiales y reclinatorios de la capilla-panteón del Palacio del Sobrellano en Comillas (Cantabria), según diseño de Antoni Gaudí. También en los talleres Puntí se realizaron los moldes en yeso de las farolas diseñadas por Gaudí para la Plaza Real y Pla del Palau.

Foto: Reclinatorio de Comillas, foto Ramon Manent, extraída de http://www.gaudiexperiencia.com/es/decoraci%C3%B3n-mobiliario-y-dise%C3%B1o/muebles-y-templete-para-el-primer-marqu%C3%A9s-de-comillas 8

-Hacia 1880, mobiliario del Paraninfo de la Universitat de Barcelona (según Alcolea, S., Pinturas de la Universitat de Barcelona: catálogo, p.51, Ediciones de la Universidad de Barcelona, 1980.)
-Reforma de la Casa Bachs (1882) al hacerse cargo de ella la sociedad formada por Cuspinera y hermanos Olivella, una tienda de objetos artísticos en Ferran 27, Puntí se encarga de la estantería de roble y adornos en oro mate y cristales de colores  y el mostrador, también en roble. La Vanguardia describía el local  como “un museo en la calle Fernando”.
-1883, carpintería de la tienda de objetos artísticos y muebles de lujo del señor Pere Llibre (el mismo dueño de la famosa confitería), en la calle Ferran. Era un almacén de cinco plantas construido por el arquitecto Josep Fontseré.
-Artesonados, puertas y otros elementos del Palau Güell (1890) de Antoni Gaudí, en maderas de eucaliptus, haya, roble, boj, palisandro y ébano con incrustaciones de hueso y asta.

Fotos: Detalles del arrambador de madera del comedor del Palau Güell.
??????????????????????????????? 10

Fotos: detalles de los artesonados en madera de la sala de visitas (izq.) y del comedor.
11 ???????????????????????????????

-Carpintería y cerrajería  de la tienda La Tropical (1891), que estaba situada en la calle Santa Ana 21, era un colmado especializado en delicatessen y especialmente en leche de vaca y frutas, a juzgar por sus publicidades en prensa.
Para saber más de Eudald Puntí: http://palauguell.cat/eudald-punt%C3%AD http://ca.wikipedia.org/wiki/Eudald_Punt%C3%AD

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Barcelona Modernista, Historias de una casa y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Historia de una puerta: Cierres Puntí

  1. Clara Beltrán dijo:

    ¡Felicidades por este nuevo post Vicente! Me ha encantado. Gracias por hacernos redescubrir grandes historias destrás de los pequeños detalles. Este tipo de artículos contribuyen a conservar la memoria de los establecimientos que han forjado la historia del arte modernista de Barcelona, que es necesario reivindicar y valorar. Había oído hablar de estos almacenes, pero desconocía por completo su historia y ubicación… que se conserve esta puerta es una suerte… ¿se sabe que hay hoy en día en este espacio?

    Me gusta

  2. Canela988 dijo:

    Hola, me ha encantado leer la historia de esa fantástica puerta, en la cual me he parado infinidad de veces para admirarla y tengo que decir que coincido con tu apreciación no sé cómo se ha salvado de pillaje urbano. Con tu permiso tomaré parte de la información que has publicado sobre Cierres Puntí que desconocía totalmente, pero pienso que va muy bien esta historia con la entrada que estoy preparando sobre los muebles del interior del Palau Güell. Desde luego pondré de donde he tomado la información y un enlace a tu página. Mi más sincera felicitación por un contenido tan ameno e interesante.
    Recibe un cordial saludo y desde luego me quedo como seguidora.

    Me gusta

    • Hola! Por supuesto que no hay ningún problema en que lo utilices. La Historia, con mayúsculas, está llena de “micro historias” como esta. Lamentablemente, el Modernismo todavía tiene demasiados artistas, artesanos y talleres, que a pesar de su calidad, no son conocidos ni estudiados en profundidad. Tu blog es fantástico, muy divulgativo y didáctico!

      Me gusta

  3. Canela988 dijo:

    Gracias a ti Vicente. Un cordial saludo.

    Me gusta

  4. Pingback: Exposición mobiliario modernista en el Palau Güell | Del Modernismo

  5. Ramon Carreras Planells dijo:

    Gracias por el relato histórico de las puertas correderas sistema Puntí, desconocía la existencia de la que comentas y así que pueda iré a verla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s