Exposición DE OBRA en el Museu del Disseny

 

batalla-dels-gats-i-les-rates ceramica-siglo-xv

La batalla dels Gats i les Rates, del Museu de Vicenç Ros de Martorell. Y suelo cerámico del siglo XV

El Museu del Disseny, en su nueva línea, que modernos y ecológicos somos, presenta la exposición DE OBRA, dedicada a la utilización de la cerámica en la arquitectura desde los primeros ladrillos babilonios hasta la cerámica más actual.

Las piezas que se muestran son excelentes, algunas, como los ladrillos vidriados babilonios del Friso de los Arqueros o la Puerta de Los Leones nunca vistos en Barcelona; también hay mucha cerámica medieval o andalussi hay mucha, la espectacular cerámica de Iznik está muy bien representada (tan imitada por los historicismos del XIX) , igual que los siglos XVII-XVIII españoles.

ceramica-iznik ceramica-santigosa

A la izquierda cerámica de Iznik, a la derecha, modelo de la fábrica Santigosa del XIX, industrial catalán establecido en Madrid y colaborador de Domènech i Montaner.

Respecto al siglo XX, el modernismo está relativamente bien representado, aunque limitado a las piezas de los grandes arquitectos: Domènech i Montaner, Gaudí, Gallissà, Puig i Cadafalch o Massó. Hay una pieza aislada europea, de Peter Behrens… Y algunas historicistas del siglo XIX, como una de Santigosa en reflejo dorado espectacular. Igual que el dragó de la Pujol i Bausis, la única fábrica bien representada junto a la de Sebastiá Ribó, que gracias al trabajo de Luis Gueilburt está cobrando importancia a pasos agigantados. Por fin, la anomalía, de atribuirlo todo a una sola fábrica por sistema, se acaba. Había muchas fábricas de cerámica, que no estén estudiadas por falta de archivos no quiere decir que no existiesen.

ceramica-pujol-i-bausis ceramica-modernista ceramica-modernista-reflejo-dorado dragon-pujol-i-bausis

Algunos errores de atribuciones. Una pieza de Gaudí que no es original, es una reproducción moderna; se debería indicar.  Y el Noucentismo casi sin representación, con un triste azulejo de Nogués. Males menores, como esa manía de seguir usando ese diseño de exposiciones tan desangelado, insulso y carente de vida que recuerda a un estilo pseudo sueco pasado por  IKEA de la década de 1990 (¡quien no ha puesto una estantería Billy en su vida!). En algunos momentos, entornas los ojos, piensas que las cerámicas son cupcakes de colorines y te creerías en una de esas teterías clónicas, de niñas modernas, que salen como setas por toda la ciudad…

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Barcelona Modernista, Cerámica y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s