Un carnaval de 1891

1-preparativos-1891    2-baile-circulo-artistico-1891-2

Preparativos y vista la la sala de contrataciones de la Lonja de Barcelona

Ahora que carnaval está aquí, no está mal recordar una de las fiestas de carnaval que marcaron un hito y cuyo recuerdo aún llega hasta hoy día, el baile de máscaras celebrado por el Reial Cercle Artistic en el edificios de Llotja en Barcelona, en el año 1891.

En ese momento, la burguesía de Barcelona pretendía dignificar todos sus actos festivos para diferenciarse de la plebe, demostrar su riqueza y equipararse, salvando las distancias, a París. Divertirse con gusto y elegancia, dando al mismo tiempo un pasito más para alejarse de la clase menestral de la que procedían para acercarse a la aristocracia.

Ese año se celebró el segundo baile del Círculo Artístico (el primero fue en 1889 y el tercero tendría que esperar a 1895; para saber más de esta serie de bailes de máscaras ver el blog de Criticart).

La decoración del salón de contrataciones de la bolsa de Barcelona (del siglo XIV) se adornó para la ocasión según un proyecto del escenógrafo Francesc Rogent, el dibujante Josep Pascó y el arquitecto Francisco del Villar y Carmona.

3-baile-circulo-artistico-1891   4-vista-general

La idea primera del director del conjunto fue la de disimular todos los añadidos de siglos posteriores para devolver el edificio a su pureza del siglo XIV. Se trataba de realzar los valores medievales del edificio, y no disfrazarlo con una arquitectura de corte clasicista, por eso se optó por los elementos de carácter medieval y las plantas naturales: escudos los condados catalanes, lámparas (de más 2 metros de diámetro para las que fueron necesarios más de 3100 kilos de plomo para las conducciones del gas) inspiradas en las coronas votivas, tapices y guirnaldas de flores. Otras crónicas apuntan a que los escudos incluían todos los reinos hispánicos y europeos que estuvieron bajo la dominación de Carlos V y Felipe II, al que se sumaban los de la nobleza catalana.

5-estandartes-1891-2 6-estandartes-1891 7-estandartes-1891-5     8-estandartes-1891-4 9-estandartes-1891-3

Escudos varios publicados en prensa y que sirvieron como decoración

11-invitaciones-1891

Invitaciones para señoras y caballeros

Tal y como describía un cronista era como entrar en una de las “Corts d’Amor d’en Joan II, l’aymador de la gentilesa”; con algunos anacronismos, como las estatuas griegas, romanas y egipcias que algunos puristas criticaron, pero como decía la prensa de la época la sensación artística era tan potente que ahogaron las voces de los “tiques miquis de l’arqueologia”.

Se recurrió a los artistas del Círculo Artístico para la realización de las diferentes pinturas y dibujos sobre vidrieras bajo la dirección de Pascó. Además de piezas prestadas por particulares, el Ayuntamiento de Barcelona o la Escuela de Bellas Artes.

Toda esta escenografía fue comprada por Ramón de Montaner que la trasladó a su residencia de Canet, el castillo de Santa Florentina donde, durante años, fue utilizada para ambientar las fiestas, celebraciones y demás acontecimientos que allí se celebraron. En las crónicas se mencionaba siembre el gran tapiz pintado por Josep Pascó de Sant Jordi matando al dragón y la alegoría catalanista en la que Ricard de Capmany transformó la Alegoría del Arte Pintada por Cussachs. Todas las piezas han desaparecido en la actualidad menos una, la dicha alegoría de Cussachs.

14-baile-circulo-artistico-1891-detalle 13-alegoria-1891-3

Imágenes de la alegoría pintada por Cussachs en la prensa

La pintura de Josep Cussachs aparece descrita como “un caballo desbocado que lleva al genio del arte blandiendo en su mano encendida antorcha”, Ricard de Capmany la repintó transformando la antorcha en una bandera catalana, añadiendo en la otra mano unos grilletes rotos y el vacío espacio del fondo lo repintó con un dragón sobre el que salta el caballo. La simbología está clara. Sigue conservándose en el castillo de Santa Florentina.

Pintura Santa Florentina Cussachs / Capmany

La alegoría de Cussachs / Capmany en la actualidad

La crónica del baile apareció en todos los medios y hasta La Vanguardia publicó un especial dedicado exclusivamente al baile: a su decoración y disfraces de los asistentes, con dibujos de Passos, Labarta, Lorenzale y Torrents, los últimos se remitieron al taller de grabado de Joaristi y Mariezcurrena (uno de los mejor de la Barcelona del momento) a las 5 de la madrugada, hora a la que terminó el baile, para que en un tour de force estuvieran listos en la edición de la mañana.

Y la aristocracia comercial allí reunida no vaciló en colocarse todo su poderío económico encima, así se indica que si en los bailes de sociedad las señoras solo se colocaban una joya, reservando el resto para otras ocasiones, el hecho de ir disfrazadas les dio la ocasión para colocarse todo el joyero encima, así que calculaba que, solo en diamantes, había en aquella sala varios millones. O como describía en La Vanguardia al día siguiente Ezequiel Boixet: “de las lámparas y bugías profusamente distribuidas, caían chorros de luz que arrancaban multicolores reflejos del raso y del terciopelo, hacía surgir vividos destellos del oro y de los brillantes  y jugueteando voluptuosos sobre la morbidez de los desnudos hombros y gargantas femeniles…”

15-disfraces-1891   16-fransesc-sert 17-disfraces-1891-2  18-disfraces-1891-3 19-disfraces-1891-femeninos-4 20-disfraces-1891-femeninos-5 21-disfraces-1891-femeninos-6 22-disfraces-1891-femeninos-7 23-disfraces-1891-femeninos-8 Disfraces de los concurrentes, que ilustraron las crónicas sociales de la época.

No fue el único baile de carnaval, la primera marquesa de Villanueva y la Geltrú (Vilanova i la Geltrú) era famosa por sus fiestas en el palacio de su marido, el palacio Samá, que casualmente estos días porque vuelve a estar de moda. Demolido en 1937, en el solar se edificó el actual edificio del Banco Vitalicio, banco que desde el mes de febrero es la nueva tienda de H&M en Barcelona.

24-palacio-marquesa-villanueva     26-palacio-marquesavillanueva-2

25-palau-sama

 Imágenes del baile aparecidas en la prensa y una fotografía de la entrada del palacio, actualmente desaparecido

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Barcelona Modernista y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un carnaval de 1891

  1. rondaller dijo:

    ¡Qué interesante! Desconocía esta historia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s