Arrimaderos, pavimentos y otros elementos decorativos en Can Deu

   

Can Deu fu construida para Josep Deu i Mata. La familia Deu eran unos empresarios de bebidas alcohólicas originarios del municipio de Les Corts, actualmente un barrio de Barcelona. En una de las plazas principales se hicieron construir en 1897 una mansión por uno de los arquitectos de más prestigio de la época, hoy día prácticamente olvidado, Eduard Mercader Sacanella. Es un edificio eclecticista, con elementos clasicistas, historicistas y modernistas.

Destacan la calidad de los elementos decorativos y el uso, en diferentes grados, de todas las técnicas artesanales del momento.

La escultura decorativa es escasa, normal en este tipo de construcciones, algunos florones neogóticos y las pilastras que sostienen la reja que rodea el jardín, pilares rematados por formas onduladas con rosas claramente modernistas.

 

Esgrafiados, en la entrada, que imitan un aparejo de piedra y roleos. Hay además pinturas decorativas en el gran saló de la segunda planta de clara influencia del arte japonés.

 

Las yeserías de los techos, de inspiración claramente clasicista con florones y hojas de palma.

      

También es discreta la aplicación de vidrieras, con un gravado al ácido representando a Mercurio y vidrios esmaltados en la enorme cirstalera que da al jardín.

  

La fundición en hierro de la escalera principal, con mezcla de elementos góticos y clásicos. No he logrado saber de que fundición viene, pero es el mismo modelo que podemos ver en los balcones de la casa Bosch i Alsina (esquina Plaça de Catalunya con Ronda Universitat) de B. Bassegoda y construida en 1892.

Lo que más llama la atención son los suelos. En ellos vemos una clara jerarquía. En las salas abiertas a las visitas vemos mármoles y mosaico romano. En el resto de salas pavimento incrustado al fuego (barro cocido) de los hornos de J. Romeu Escofet. En las habitaciones auxiliares (cocinas, baños, etc) pavimento hidráulico (realizado con cemento).

  

      

Quizás la parte más espectacular son las cerámicas. Vemos cerámica de origen valenciano, como el arrimadero con palmetas marrones de la fábrica Valldecabres.

    

También una en azul y crema de la fábrica Pujol i Bausis de Esplugues (en el museo de La Rajoleta se conserva una pieza idéntica).

  

En la chimenea del gran salón de la segunda planta cerámicas emaille de procedencia, seguramente, inglesa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Barcelona Modernista, Cerámica, Historias de una casa y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s