La Casa Narciso Vilahur y la plaza Villa de Madrid

 

La Casa de Narciso Vilahur se encuentra en la calle Canuda nº23. Una casa modernista discreta, como tantas otras en la ciudad. Si me llamó la atención fue por un detalle, un detalle al mismo tiempo simpático y doloroso.

En una de las jambas de la puerta de entrada de la casa, el mestre d’obras que la reformó, dejó su firma. Una firma que chapuceramente se ha medio borrado al instalar una puerta nueva, eliminando parte de las letras. Pero ¿qué empresa lo ha hecho… y la propiedad? En fin, es la ciudad que tenemos.

La casa es conocida como casa Narciso Vilahut, un error tipográfico que viene seguramente del permiso de obras que fue publicado en la revista Arquitectura y Construcción en 1906, en la que se afirma que el propietario es Narciso Vilahut y que hará la reforma y ampliación el mestre d’obras Josep Pausas. En realidad el propietario era Narciso Vilahur (con r final) y la obra la realizó finalmente el que la firmó: Antonio Facerias Marimon.

El señor Vilahur era un procurador de los tribunales con diferentes propiedades en la ciudad, vivía en la calle de la Corribía, y creo que nunca vivió en esta finca, aunque si un familiar suyo, Pilar Vilahur.

La casa la construyó en 1890 Juan Aribau, cuando se la vende a Vilahur hacia 1906, este encarga la ampliación y decoración modernista a Facerias.

Según los datos de Valentí Pons Toujouse, Antonio Facerias nació en Barcelona en 1846 y murió en Vilassar de Mar en 1918. Fue un prolífico autor, con más de 40 edificios en Barcelona, desde Hostafrancs a Sant Martí y desde Sant Gervasi a Ciutat Vella, sin olvidarnos del Eixample y Gracia. Y también en ciudades como Igualada, Martorell, Sant Cugat, Granollers…

Los Vilahur tenían una vista muy diferente a la actual… Lo que es la plaza de Madrid estaba ocupada por la iglesia, el convento y el huerto de la comunidad de monjas de las teresianas. Al inicio de la guerra fue asaltado y todo derribado, perdiéndose un conjunto barroco excepcional. En el hueco dejado se hizo la plaza dedicada a Madrid. Los edificios que la rodean los construyó, en un estilo neo renacimiento, Adolf Florensa  en la década de 1940. La plaza de Vicens Martorell tiene el mismo origen, en la desaparición de la iglesia barroca del Bonsucces en la guerra. Por cierto, la calle de Corribia, donde vivía N. Vilahur desapareció también tras la guerra, ya mutilada por la apertura de la vía Laietana y luego destrozada por un par de bombas italianas durante la guerra, se decidó su desaparición y actualmente es la avenida de la Catedral.

 

En el dibujo, realizado por Pau Febres Yll (un conocido, aunque actualmente olvidado, dibujante de escenas costumbristas de la ciudad, al estilo de la más recordada Lola Anglada) en 1895, se ven los edificios del convento y la iglesia de Santa Teresa (imagen del Arxiu Contemporani de Barcelona). A la izquierda del dibujo se intuyen las casas de Canuda, aun sin reformar. A la  derecha la esquina del palacio Savassona, sede del Ateneu.

  Imagen de Brangulí con el edificio de la iglesia a medio derribar en 1936, foto del AFB, extraída de barcelonaentremurallas. Al fondo, en el espacio ocupado por el huerto, es donde se localiza la Via Sepulcral Romana.

 Imagen del mismo Pau Febres Yll, pero en 1936, con la iglesia ya prácticamente desaparecida. Tras la guerra, al hacer los edificios de Florensa, apareció la Via Sepulcral Romana.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Barcelona Modernista, Historias de una casa y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s