Historias de una casa: La casa José Sastre y sus azulejos cristálicos

Si de interiores modernistas de la gran burguesía son algunos los que han llegado a nuestros días, de decoraciones de lo que ahora diríamos clase media o pequeña burguesía, son escasos o permanecen en el ámbito privado de las familias. Solo cuando estos edificios adquieren un uso público los podemos conocer. Es el caso del que fue la residencia del comandante del ejército José Sastre i Pons (¿-1904) y su esposa Leonor Terrades Illa (¿-1933), seguramente su vivienda desde su matrimonio en la parroquia de Sant Cugat del Rec en 1899. Actualmente se ha convertido en el hotel Retrome.

El edificio es seguramente una construcción de finales del siglo XIX que según Valentí Pons fue reformado por el arquitecto Joan Rubió i Bellver en 1905.

fachada 1 fachada 2 balcones 1 balcones 2

La familia invirtió una considerable cantidad de dinero para acondicionar la casa y ponerla a la moda con todos los elementos que ofrecían las industrias artísticas del momento: cerámicas, forja, yeserías, pavimentos y una novedad los azulejos cristálicos.

La fachada se adornó con balcones con motivos florales y coup de fouet, la sencilla entrada con un mosaico y yeserías entre las viguetas del techo, y, en el suelo de la estrecha caja de escalera se dispuso un arrimadero de cerámica, con plantas acuáticas, cisnes y faisanes, melancolía y lujo. La barandilla de la escalera, con crisantemos, recuerda a la de la Casa Terradas (de Puig i Cadafalch, 1905).

entrada escalera entrada techo

entrada

zocalo escalera situacion zocalo escalera zocalo escalera detalle 2 zocalo escalera detalle 1

Ya en el interior del apartamento el derroche fue total, los suelos de pavimentos hidráulicos, de la casa Escofet, en todas las habitaciones y, en el salón central, de la casa Nolla, el más caro. En esta misma habitación el arrimadero de cerámica es de la casa Pujol i Bausis, el modelo diseñado por el arquitecto Gallissà para el Palau de la Música. En el techo las ménsulas de las viguetas del encofrado muestran seres fantasmagóricos, algunos con instrumentos musicales.

La parte más espectacular se dejó para la entrada, aquello que primero veían las visitas: un techo de estuco con una original composición y un arrimadero de lo que entonces era una novedad técnica, los azulejos cristálicos de la casa Oliva Hermanos. En cada esquina de la entrada se representa una estación del año, con las flores y los animales que las caracterizan: así el otoño está representado por las hojas de parra y racimos de uvas, las flores del azafrán y una cigüeña y una oca alzando el vuelo migratorio. Todo el conjunto está recorrido por una cenefa de tulipanes.

En 1924, la señora Tarrades, ya viuda, encargó una nueva reforma al arquitecto José A. Capdevila, el añadido, en la parte posterior del principal, de 4 dormitorios, destinados a “dependencias de servicio” y unas habitaciones en el terrado para la vivienda del portero.

Los azulejos cristálicos de los Hermanos Oliva

Los estudios más importantes hechos hasta ahora de este desconocido producto del modernismo es el realizado por Raquel Lacuesta, Carme Aixalà y David Galí (2008), y a ellos he recurrido para documentarme.

El azulejo cristálico responde a la necesidad durante el modernismo de crear elementos que ayudasen a dar una sensación de lujo, de riqueza, de exotismo, que demandaba parte de la sociedad. Y si esos productos podían ser baratos… mejor. Están en la línea de los azulejos de cartón piedra de Hermenegildo Miralles. De hecho intentaban competir con la cerámica, y así se anunciaban con los mismos elementos que esta, su instalación de 1905 en su tienda de la Ronda de Sant Pere 70, era calificada por La Vanguardia como “artística y antiséptica” uniendo “saneamiento y belleza”.

Fotos: Publicidades de los Hermanos Oliva

25107324 11840834 de todocoleccion pub anuario bailly 1906

 

Los hermanos Oliva, de Sant Andreu, patentaron un sistema que básicamente consistía en una capa pictórica entre una base de cemento y una placa de cristal, creando el efecto de un azulejo. Para darle riqueza y lujo, en la capa intermedia de pintura se podían utilizar purpurinas, pan de oro o plata… todo aquello que estimulase visualmente y diese espectacularidad a la pieza.

Fotos de tusanuncios.com:

azulejos-cristalicos-71830813_3 azulejos-cristalicos-44420447_3

Se produjeron entre 1905 y 1917 y si cesaron fue, seguramente, por cierto fracaso comercial. La pieza era barata porque no pasaba por un horno, como la cerámica, a pesar que en sus publicidades los Oliva aseguraban que todo el conjunto quedaba compactado por el fuego. Tampoco el publicitado cristal belga era de Bruselas y en el análisis de los azulejos conservados se ha detectado que la composición varía de uno a otro, señal de una continua búsqueda y prueba de técnicas en un sistema fallido, que intentaba unir tres elementos discordantes: cemento, pintura y vidrio. Tampoco se ha podido comprobar que las medallas que aseguraban los Oliva haber recibido en exposiciones internacionales las hubiesen obtenido de verdad. Sin embargo gracias a una gran campaña publicitaria tuvieron cierto éxito y llegaron a vender en Cataluña, toda España, Portugal y hasta en países de América (Cuba, México, Panamá…). Aunque los desprendimientos y roturas eran frecuentes, quizás por eso son pocos los conjuntos conservados, este de la Casa Sastre y el de la Casa Gisbert (también construida por el arquitecto Rubió i Bellver), en Barcelona. Además de numerosas piezas en colecciones particulares o museos como el Museo del Azulejo de Montevideo.

azulejo museo montevideo

Azulejo Cristálico de los hermanos Oliva del Museo del Azulejo de Montevideo

Son un exponente de lo que representó el modernismo, un estímulo a la creatividad, a la renovación e invención, aunque algunos de los experimentos fuesen fallidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Barcelona Modernista, Cerámica, Historias de una casa, Pavimentos Hidráulicos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historias de una casa: La casa José Sastre y sus azulejos cristálicos

  1. Pingback: Feliz Año 2016! | Del Modernismo

  2. Pingback: Algunas fábricas del Poblenou | Del Modernismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s